Nissan Leaf, eléctrico a prueba

0

Fotos del la prueba del eléctrico Nissan Leaf

El compacto eléctrico Nissan Leaf destaca por un diseño en su frontal en el que confluyen las formas más anguladas y aerodinámicas típicas de estos modelos con líneas más redondeadas clásicas en familiares.

En la trasera, el diseño del Nissan Leaf destaca por unos grupos ópticos verticales y alargados hasta el abultado paragolpes trasero donde finaliza un portón de dimensiones contenidas bajo la luneta trasera.

Por dimensiones, son 4,45 m de longitud los que atesora el eléctrico Nissan Leaf, medidas incluso superiores a las que presentan la mayoría de los compactos que actualmente se venden.

Uno de los pocos equipamientos opcionales que incluye este Nissan Leaf es una placa solar sobre la parte final del techo que sirve para recargar la batería convencional de 12 voltios.

El Nissan Leaf se impulsa exclusivamente gracias al trabajo de un motor eléctrico de 109 cv de potencia cuya autonomía oficial es de 160 kilómetros antes de que se descarguen por completos las baterías.

Las baterías de ion litio utilizadas por el Leaf para impulsarse se recargan de dos maneras: en un enchufe doméstico que puede tardar unas diez horas si llegamos con la carga por los suelos; y una recarga rápida a través de una toma trifásica que necesita de postes específicos, algunos de ellos instalados en concesionarios de Nissan: en 30 minutos se recarga el 80%.

Gracias a la colocación de las baterías bajo el piso de carga, el maletero puede cubicar unos respetables 330 litros de capacidad, en la media del segmento C.

Puede hablarse de este Nissan Leaf como el primer turismo eléctrico con aptitudes familiares aptas con buen maletero, espacio interior suficiente y una apertura de puertas notable para mejorar la practicidad en el día a día.

Concretamente, las plazas traseras del eléctrico Nissan Leaf son holgadas para dos pasajeros y suficientes para tres ya que un tercer ocupante en la plaza central trasera viajará relativamente cómodo sin el molesto túnel de transmisión restándole espacio.

Las plazas delanteras del Nissan Leaf ofrecen unos asientos con un mullido muy cómodo y sin embargo carecen de sujeciones laterales pronunciadas para sujetar mejor el cuerpo.

El interior del Nissan Leaf destaca por una limpieza extraordinaria en sus acabados que implica una adaptación inmediata por parte del conductor, así como una vida a bordo muy confortable.

Como buen eléctrico, el Nissan Leaf presenta un puesto de conducción con algunos detalles de alta sofisticación que en otros modelos térmicos no existen. Destaca por ejemplo, la palanca del cambio es un joystick con diseño de seta muy funcional y la instrumentalización digital en azul y blanco con gráficos vanguardistas indicativos del funcionamiento del sistema eléctrico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.